Saltar al contenido

Entrenar con Kettlebells en casa, ¡qué nada te pare!

El entrenamiento en tu casa tiene muchas ventajas, además del ahorro del tiempo. Gana fuerza, mejora tu forma física e incrementa tu salud, simplemente con tus pesas rusas u otras opciones. ¡Descubre todas las opciones a tu alcance!

Material para tu entrenamiento en casa

Montar tu gimnasio en casa

kettlebell entrenamiento en casa pesa rusa gimnasio

Si, por otro lado, quieres convertir tu gimnasio en casa, también debes apuntarte algún equipamiento que puedes necesitar para completar buenos entrenamientos.

Entrenar con tu propio peso tiene sus beneficios, pero si quieres ir un paso más allá es importante añadir un peso externo. Tener a mano unas pesas siempre te ayudará a ejercitar sobre todo aquellos músculos más pequeños, como los bíceps o los tríceps.

Por otro lado, si quieres entrar en ejercicios más específicos de hombros, y hasta de piernas, también sería bueno que pudieras conseguir unas kettlebells.

Son un peso con una asa que te permitirá poner ambas manos encima del asa y llevar a cabo diferentes movimientos. También son conocidas popularmente como pesas rusas.

Otro de los mejores equipamientos con los que puedes contar es una goma elástica. Es una gran opción para ejercer algo de presión, especialmente a la hora de llevar a cabo aquellos ejercicios relacionados con la movilidad o la flexibilidad.

Por ejemplo, puedes ponerte dicha goma entre las piernas o los brazos y llevar a cabo diferentes tipos de ejercicios relacionados con ello. Esto también te permitirá acostumbrar a tu cuerpo a la realización de otro tipo de ejercicios más complejos.

Los abdominales también serán otro de los puntos centrales de tus entrenamientos. Si quieres algo más de intensidad también puedes añadir la denominada rueda abdominal, que te permitirá elevar la dificultad de los propios ejercicios.

Al mismo tiempo, si quieres puedes utilizar una toalla para apoyar la espalda. Hacer abdominales directamente en el suelo puede ser doloroso.

Finalmente, y aunque sea algo menos común, también puedes adquirir un palo de madera. Será una buena forma de complementar ejercicios de movilidad y, si tienes discos pequeños, también los puedes utilizar para realizar sentadillas con peso.

Existe una gran variedad de equipamiento que puedes comprar para enriquecer tus rutinas en casa. Todo dependerá del tipo de entrenamiento que quieras llevar a cabo. Recuerda que si te gusta el cardio puedes invertir en una bicicleta estática o una cinta de correr sencilla.

Lo bueno de entrenar en casa, o incluso de montar tu gimnasio en casa, es que tú mismo puedes graduar la intensidad. Si eres principiante y quieres controlar el desgaste, puedes apostar por hacer una serie, descansar un poco y luego hacer la siguiente.

En cambio, si deseas subir la intensidad puedes hacer dos ejercicios a la vez sin descanso o incluso hacer toda la serie completa y luego descansar. En función de tus objetivos y de tu condición física, podrás elegir el número de series que quieras llevar a cabo.

7 Ventajas de entrenar en casa

En el hecho de realizar el entrenamiento en casa no todo son inconvenientes. Existen muchas ventajas de realizar tus ejercicios sin salir de tu hogar. Las más destacadas son los siguientes:

1

Poder entrenar a cualquier hora

Sin duda, una de las mayores virtudes. En la mayoría de los casos, puedes quejarte de no tener tiempo para acudir al gimnasio por tu rutina de trabajo o estudio.

Puede ocurrir que la distancia entre tu puesto de trabajo, tu casa o el gimnasio no se adapte a tus necesidades. Pero entrenando en tu casa puedes llevar a cabo tu rutina a cualquier hora del día y en el momento que mejor te venga.

2

No tienes que hacer cola

¿Cuántas veces te has encontrado con la situación de tener que esperar para acceder a una máquina o a las pesas? Entrenando en tu casa no tendrás este problema.

Podrás realizar los ejercicios que quieras a tu aire, y sin nadie que te moleste. El orden, en este caso, tampoco será un inconveniente.

En algunos casos, tu rutina está formada por una serie de ejercicios que requieren de un orden concreto para sacarle el máximo partido.

3

Poder entrenar sin auriculares

El uso de auriculares puede parecer incómodo a la hora de hacer deporte, o quizás el cable que uses es demasiado corto, si no son inalámbricos.

Llevar a cabo tu rutina en casa te permitirá, en todo caso, poder escuchar música sin auriculares. En el gimnasio no podrías hacerlo ya que molestarías al resto.

Por otro lado, puede que la música de tu centro deportivo no te guste o quieras personalizarla. En casa sí podrás.

4

Instalaciones limpias

Es deber de la empresa que gestiona el gimnasio en el que entrenas mantenerlo limpio. No obstante, y pese al endurecimiento en la obligación de llevar toalla, no siempre se cumple este objetivo.

Si tienes especial interés en que todo esté impoluto, sin duda, el entrenamiento en casa es una enorme ventaja para ti. Serás amo y señor de tus instalaciones en todo momento.

5

Ahorrar dinero

La cuota de gimnasio para poder entrenar puede suponer un coste grande para algunas economías.

El hecho de ponerse en forma en casa evita tener que pagar el precio de acceso, además del desplazamiento hasta las propias instalaciones. En ese sentido, será mucho más económico para ti.

6

Privacidad total

Por otro lado, tampoco tienes que preocuparte de que alguien te vea o te pueda juzgar. Hacer ejercicio en casa te permite esta ventaja.

Llevar la ropa que tú quieras e ir completamente a tu aire. Si te da reparo acudir al gimnasio y entrenar con gente desconocida, en casa no tendrás ningún problema de este tipo.

7

Entrenar con tus amigos

Quizás siempre has soñado con hacer deporte con tus amigos más cercanos. No obstante, puede que no haya sido posible por imposibilidad de compaginar horarios o porque no les apetecía apuntarse a un gimnasio.

Con el objetivo de poneros en forma en casa, puedes convencer a esas personas para llevar a cabo ejercicios contigo. Es una divertida manera de pasar un rato juntos.

Tipos de entrenamiento en casa

El simple hecho de llevar a cabo el entrenamiento en casa dependerá también del equipamiento que tengas a tu disposición. Puedes disponer de algunas pesas o incluso llegar a tener un gimnasio en casa, o simplemente no contar con nada.

Si cuentas con pesas a tu disposición puedes llevar a cabo una rutina parecida a la que hacías en tu centro deportivo. Puedes entrenar bíceps y tríceps con ejercicios de extensión, así como hombros y espalda con fondos y realizar sentadillas para estimular las piernas.

Sin embargo, como en la mayoría de casos lo normal es no contar con nada, te mostramos los diferentes tipos de entrenamientos que puedes llevar a cabo.

Si deseas entrenar todo el cuerpo, puedes empezar llevando a cabo fondos de tríceps. Para ello, solo necesitarás una silla en la que apoyar tus muñecas y, estirando las piernas, mover tu cuerpo arriba y abajo notando la tensión en la parte posterior de los brazos. Este ejercicio lo puedes combinar con flexiones o push-ups. Solo necesitarás el suelo para apoyar los brazos y subir y bajar el cuerpo.

La segunda parte del entrenamiento estará dedicada a realizar sentadillas, flexionando las piernas y subiendo y bajando el culo. Este ejercicio lo puedes combinar con un curl de bíceps. Aunque no tengas pesas, puedes encontrar otras formas de llevarlo a cabo. Cogiendo una mochila y poniendo algunos libros dentro, para ejercer de peso, podrás contraer los brazos para notar esa presión en el bíceps que te permita trabajar esa parte del cuerpo.

Finalmente, puedes aprovechar ese mismo ejercicio para trabajar la espalda con un remo o un peso muerto. Para trabajar los hombros también puedes combinar la sentadilla con subir la mochila hacia arriba para permitir que trabajen los hombros.

7 Beneficios de entrenar en casa

Además, no olvides toda la comodidad que conlleva estar ya en casa. Piensa también en otros siete beneficios que puedes encontrar al llevar a cabo esta práctica:

1

Ducharte enseguida

Puedes irte a la ducha justo después del entrenamiento, sin la necesidad de compartir vestuario con otras personas. Se suele decir que no es lo mismo ducharse en casa con total comodidad, que hacerlo en un gimnasio.

2

No tienes que preocuparte de hacer la bolsa

Si eres de los que va todo el día con la bolsa arriba y abajo, no olvides que en este caso no deberás arrastrar tu equipamiento durante todo el día hasta volver a casa.

3

Entrenar más a menudo

Puede que la lejanía de tener un gimnasio te impida entrenar más tiempo seguido. Si no te mueves de casa, no tendrás que preocuparte por ello.

4

Combinarlo con entretenimiento

¿Te imaginas ver tu serie favorita al mismo tiempo que haces deporte? Hacer tus ejercicios en casa te permitirá conseguir este fin.

5

Amplio abanico de actividades dirigidas

Puede que en tu gimnasio tengas menos actividades dirigidas de las que te gustaría. Entrenando en casa, y accediendo a Youtube, podrás tener aquella que más te guste al alcance de un clic.

6

Olvidarte del tiempo

Muchas veces tienes que entrenar rápido porque van a cerrar el gimnasio, o bien tienes otro compromiso. En este caso, podrás tomarte todo el tiempo que necesitas.

7

Apoyarte en la tecnología

Contar con un pulsómetro en tu móvil o en tu ordenador, y otro tipo de aplicaciones tecnológicas que quizás no tendrías en tu gimnasio por falta de cobertura, no te faltarán en casa.

Viajar a otros países: ¿qué tal entrenar mientras estás en la otra punta del mundo? Estando en casa podrás entrenar con la ambientación del país que más te guste y vivir la experiencia de estar en otro sitio.

Cosas a tener en cuenta al entrenar en casa

Cuando decidas entrenar en casa deberás tomar algunos asuntos en consideración. Por un lado, deberás cuidar mucho más la técnica. Puede ser que seas aquel tipo de persona que es descuidado y se fía del monitor o entrenador que pueda tener en su centro deportivo. Sin embargo, en este caso no tendrás a mano a esa persona. 

Con el fin de evitar lesiones, será importante que te fijes en la forma que tengas a la hora de ejecutar los movimientos. Así, no estarás en el dique seco. Si eres principiante, quizás te interese tener a algún familiar al lado o algún amigo que te pueda ver detenidamente y supervisar cómo lo llevas a cabo.

Hacer ejercicio en casa también tiene sus riesgos. Si no estás acostumbrado a entrenar regularmente, el sofá o estirarte en la cama son lujos que pueden echar abajo toda tu rutina. Por ello, es importante llevar a cabo una planificación y unos hábitos que siempre te permitan entrenar. Un buen truco que puedes implementar es hacerlo siempre a la misma hora. De esta forma, siempre cumplirás con tu cometido. Si no tienes un horario previsto para hacer deporte, lo más seguro es que acabes sin hacerlo.

No olvides que para cumplir con tus objetivos con el entrenamiento, la dieta también tiene una enorme importancia. Por esta razón, debes comer de forma saludable y no picar entre horas. A buen seguro que querrás quemar grasa para la llegada del verano y del buen tiempo. Puedes hacer mucho cardio, pero si posteriormente no haces una buena dieta no perderás todo el peso que realmente querrías quemar en forma de calorías. También debes llevar a cabo un descanso adecuado para tener las fuerzas suficientes para cumplir con tu entrenamiento.

Entrenar en casa requiere de disciplina, pero al mismo tiempo cuenta con múltiples ventajas a nivel de comodidad. Por ello, elige el tipo de entrenamiento que mejor se adapte a tus necesidades e incluso puedes plantearte conseguir el equipamiento que necesites para siempre alcanzar todas tus metas.

Preguntas Frecuentes

A veces se dan situaciones excepcionales que te obligan a modificar tus rutinas, incluyendo la forma de hacer deporte. Entrenar en casa puede convertirse en un gran reto con el objetivo de adaptar tus metas al hecho de no salir a la calle. Y para conseguirlas, necesitas pasar un período de adaptación.

El hecho de no poder hacer deporte en la calle puede parecer difícil, pero para ello, te traemos algunos tips que puedes aplicar para mantenerte en forma y llevar un estilo de vida saludable sin que resulte un problema para tus rutinas.